El Corazón del Mundo, La Sierra Nevada

Aquí, donde todo comenzó…

Las comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, como los Arhuacos, Koguis, Wiwas y Kankuamos, consideran esta región como el “Corazón del Mundo” o el “Origen del Mundo”. Esta creencia se basa en su cosmovisión, donde la Sierra Nevada no solo es un hogar físico, sino también un centro espiritual y energético vital para todo el planeta.

Ven esta región montañosa no solo como su hogar físico, sino también como un centro espiritual y energético vital para todo el planeta. Para estas comunidades, los paisajes naturales, como las montañas, ríos y valles, no son simplemente elementos geográficos, sino entidades vivas que poseen espíritus y una conexión profunda con la humanidad.

Según su tradición, la Sierra Nevada de Santa Marta es donde la vida comenzó y desde donde se mantiene el equilibrio del mundo. La “Línea Negra”, un anillo imaginario que delimita los límites sagrados de su territorio, representa un conjunto de puntos energéticos y lugares sagrados que son esenciales para el mantenimiento de este equilibrio. Estos sitios son claves en su ritualidad y prácticas espirituales.

El respeto y cuidado de estos lugares sagrados y la tierra en general son fundamentales para la supervivencia de todo el planeta, según sus creencias. Los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta se ven a sí mismos como “Guardianes de la Tierra”, responsables de mantener el equilibrio natural y espiritual del mundo.

Esta responsabilidad implica realizar rituales y ofrecer pagamentos (ofrendas) en estos sitios energéticos para preservar el orden cósmico y natural. Estas prácticas y creencias subrayan la profunda conexión que tienen con la tierra y el significado espiritual y cultural que le atribuyen a la Sierra Nevada de Santa Marta.

La idea de que la vida comenzó en la Sierra Nevada de Santa Marta simboliza la importancia central que este lugar tiene en su vida espiritual y cultural.

Aquí, donde todo nace,

Mariana